Navegando por
Etiqueta: mar

El secreto de los octópodos (poema extraño)

El secreto de los octópodos (poema extraño)

¿De verdad, son los tercios 
el uno entre tres partes?
¿Son los medios,
una secuencia de pares?
¿Es la separación,
el mejor secreto de Agnes?

Pero me comí los números.
Y yo sé lo que vi.
Pues vi lo muy claramente.
Un resquicio óctuple
tras un recodo,
tras los brazos de un abrigo
confeccionado de octópodos
que se arrastraba por el suelo,
por los océanos
y por la capa de ozono.

…Y allí se paró
pasadas las ocho…

Y por un rato
se vistió de gacela,
de albatros
incluso de lobo,
correteando por los bosques
con ardillas en el lomo.
Y se paró en un estanque
del que bebían los condors
y miró su reflejo
por un periodo longo
y nada pudo entrever
pues estaba sordo.
No había cara,
ni ojos,
solo una líneas curvas
debajo del rostro.
Y gritó a capela
por encima de los tordos
que salieron en desbandada,
clamando y protestando
pues aquello era el colmo.

“¿Por qué nos gritas a nosotros,
que solo somos unos pájaros
entre los olmos?

¿No eres tú, una magnífica
criatura que se viste de todo?
¿Cambias entre costuras
y el oprobio,
y te rocías de ungüentos
en casi todos de los poros?
¿Dinos por qué gritas,
malvado quilombo?”

“Yo no grito,
ni siquiera hablo,
solo me combo.
Cambio de forma
y de costuras
por debajo del forro.
Ahora podría ser una roca
o un ogro
que salta en las laderas
o entre los troncos.
Pero tengo hambre
y sed de justicia
pues no encuentro pista
de aquellos octópodos.
Aquellos que vi en el cielo
y debajo de los mares
cuando estaban solos,
tapando aquel agujero
en medio del otoño.

Los vi.
Juro que los vi,
arrastrándose por el lomo
encima de las nubes
y los estanques,
cambiándose de traje
detrás del biombo….

Los vi…
Juro que los vi…
Cerca de las ocho…
Con sus ocho patas
y sus ocho escorzos…”

Gracias a Free-Photos/9111

La música del mar y la ola gigantesca

La música del mar y la ola gigantesca

Remo y remo entre las sombras,
en medio de la tormenta,
donde no hay veleros
ni catamaranes,
solo corrientes y orquestas.

Está lleno de retazos crepusculares
y recuerdos de grandes gestas,
cuando el hombre combatía los mares
y escuchaba cantos de sirenas.
Pues no había abismos ni clanes
sino notas de música Celta
que bañaban todos los mares
con matices de argenta.

Y ahí se fundía todo el oleaje,
con sus mareas de viento
y sus cuartetos de cuerda,
que como gaitas llamaban a barlovento
con esas notas gallegas
para confundir al tiempo
y llenarlo de grietas.

Ya es todo una circunferencia…
Lleno de valles y crestas
donde no hay horizonte
sino miles de horas inciertas,
que crean un punto de anclaje
y todo lo rodea…

Ya no hay mares ni océanos,
sino una ola gigantesca
que se da forma así misma
como dos corvinas siamesas.
Y recubre esos océanos
y todas sus aletas
de un color plateado
con tonos violetas…

Y ya oigo de nuevo…
El recuerdo de un nuevo mundo
y el sonido de las goletas,
que con miles de carabelas
confunden a las mareas
y al agua espesa.
Es el comienzo de una era
con notas de silencio
y arreglos de orquesta.

Gracias a NeuPaddy por la foto

El calamar marino

El calamar marino

Bajé a las profundidades,
en medio de la mar
por miedo a las autoridades
y me encontré un calamar.

Era un bicho gigante,
un octópodo descomunal,
una morsa de las de antes
que se movía de aquí para allá.

Me miro beligerante,
con un desprecio sin igual
y le arreé un entre sus partes
una patada virginal.

El cambio el semblante,
morado cual caballito de mar;
y me enseñó sus fauces
antes de ponerse a llorar.

Se retorcía menguante
cerca de la fosa abisal,
llamando a su madre
y gritando que se iba a desmayar.

Y entre medias llegó un bogavante;
con bigote y gafas de bucear,
un crustáceo esquivo y parlante
con ganas de conversar.

“¿Qué ha pasado aquí joven?
Veo signos de malignidad,
¿No le habrás golpeado bajo el abdomen,
justo en medio de la castidad?”

“Fue fuego, calentón del momento,
un reflejo tropical.
Un puntapié lleno de nervio
que se me escapó al nadar.”

“No puede ser, chico, no miento,
¡Este pulpo está bastante mal!
Quizás haya que ponerle un injerto
en las marismas del puntal.

Y no digo que no mereciera un escarmiento,
un castigo de ultramar,
pero le diste con tanto acierto
que por poco lo abres en canal.”

Y de pronto surgió una sirena
tras los mares de coral,
que en las aguas movía su melena
de delante hacia atrás.

Era una belleza ingenua,
una ninfa de la profundidad;
venga aletea que aletea
que empezó a susurrar.

“Yo le pondré un ungüento
de algas y azafrán;
y él se pondrá tan contento
como un cormorán.

Y bailaremos por los océanos,
felices como el caviar,
y nos daremos besos huérfanos
hasta no poder más.

Y el recuperará todo su afecto,
en las artes del amar,
hasta convertirse en un portento
y un gran capitán.”

Entonces se mojo la escena,
la policía empezó a disparar,
y el calamar se fue con la morena
entre las olas de sal.

Gracias a MartinStr por la foto.

Conversaciones con el tiempo

Conversaciones con el tiempo

Me levanté tras mucho vino
con la boca llena de larvas,
todo el traje roído
y sin poder usar el habla.
Estaba entre las matas y los pinos,
bien pasado el alba,
con barro en los tobillos
y arena en las mangas;
me salían murciélagos del ombligo
y piedras de la cara,
ya apenas escuchaba sonido
y tampoco ninguna palabra.

En medio del vacío…

Todo eran sombras sin sentido
que reptaban en nirvana,
amigos del delirio
y transeúntes del Karma.

Y extendí un dedo corrosivo
en medio de esta charada,
una especie de ruego anfibio
que iba más allá del dharma.
Y encontré al tiempo altivo,
vestido con sus mejores galas,
como una antiguo capitán de navío
que nunca suelta amarras,
ese que dominaba el destino
y los ritmos de la espada.

Y le pregunté,
Ay, tiempo, amigo mío
¿Por qué el agua me sabe amarga?
¿Es este el libre albedrío,
que está lleno de cataratas
o son las mentiras del Calvino
que se confunden con la mar salada?
Pues solo veo un ovillo
enredado como un mantra,
donde es imposible encontrar hilo
y mucho menos la calma.
¿Serán tus mareas un silbido
escondido entre tus baladas,
una especie de pez martillo
que grita por las mañanas
y que solo puede ser oído
tras el desembarco de las fragatas?

… Pero un silencio salino…
ya se escucha en las playas…

Y por fin llegué a Paramaribo,
donde la arena era naranja,
con los costados amarillos
y la respiración prana.

Y el tiempo se ha había escondido
de las escuchas y las miradas,
pues solo era un mito
que se reflejaba en el agua clara;
un cuento para los vivos
que resuena con la marejada.

(No hacia falta ni silencio, ni grito,
ni ademanes, ni palabras;
solo un tranquilo respiro
lleno de cantatas)

Gracias 851878 de Pixabay por la foto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies