Taller: Viaje Ancestral

Taller: Viaje Ancestral

El próximo sábado 29 de Junio de 10 a 13 vamos a realizar taller en el que viajaremos hacia el inicio del universo, a la explosión primera para ver cómo se revolvía y se engendraba el cosmos y saborear el origen de todo. A partir de aquí seguiremos evolucionado hasta los animales que hayamos sido en diferentes épocas, o nuestros animales de poder, conectaremos con la tierra y su sentir, con lo salvaje que hay en nosotros, con nuestro salvajismo, para finalmente entrar en contacto con los aprendizajes de nuestra vida o de vidas anteriores.

Un viaje para adentrarse en el no tiempo, y ver todo la evolución hasta llegar a nuestros días; para entrar en sintonía con lo ancestral que hay dentro de nosotros.



La metodología del taller será experiencial y vivencial, donde nos valdremos de visualizaciones, representaciones, danzas y movimiento corporal, dibujos y escritura e incluso gritos y alaridos. Un conjunto variado de elementos para que la mente no tome protagonismo, y sea el cuerpo y nuestro sentir los que nos guíen. 

Precio: 50 euros

Lugar: Calle Fernando El Católico 64 Bajo Izquierda. Escuela de tiempo Libre la Escalera

Fecha: Sábado 29 de Junio de 10 de la mañana a 13 horas

Reserva: Para reservar tu plaza, escribe a talleresprimitivos@gmail.com

Os pongo un vídeo a continuación donde se explica todo:

 

La barca

La barca

Veo un estanque
en medio de un agujero,
está lleno de heno
tiene hedor a puerco
y en él se arremolinan muertos.

Y hay un barquero
que no tiene cuerpo,
es como un lucero
de los vientos de invierno;
se compone hacia dentro
y habla con esmero.
Y aunque tiene una calavera
que se escapó de un convento
sabe todos los secretos.

—Y me dice, señor
está usted muy pétreo,
tiene en el corazón
como un cerco,
una valla repleta de estiércol.

Y yo me revelo,
desde luego.
—¿Quién es usted pordiosero?
¿Quién es usted, putrefacto
y endiablado Barquero?

—Solo soy la voz de otro tiempo,
el susurro de los muertos,
y del suspiro longevo.

—¿Quiere que vayamos al infierno?
—Pero ese el camino eterno.
—Una ruta llena de burlas.
—Pero allí verá a las brujas y las musas.

Y navegamos hacia el destierro,
la vida parecía un encierro
pues se replegaba en torno al miedo,
curva, hacia dentro.
Tenía el torso desnudo
lleno de plantas y musgos.

—¿Quiere que haga un requiebro?
—¿Y si perezco?
—Ya estás muerto.

Y vi un muro negro
lleno de cieno,
una especie de injerto
que se hacía espeso
y hablaba desde mi yo interno.

“Estás en los huesos;
emerge del desconsuelo
y de lo incierto.
Eres como penumbra
llena de amargura
que busca una bula,
pero aquí todo es bruma.
Una canción de cuna
de esas que susurran,
ululan y te abruman.
No hay hambruna.
Desata tu furia
y deja las calumnias.
La forma siempre se conmuta,
es una balanza
en contingencia exacta,
no es razón abstracta,
ni absurdo ni alabanza.
Es el origen del karma
y de la entidad pesada.
Pero si miras con la mirada
verás que allí no hay nada,
solo formas vacías
de conciencia infinita
que quieren saborear la vida
y quiere ser vivida.

Porque es ella misma.
Es prístina e intelectiva,
nota básica de la polifonía
percibida por las dendritas
y por toda la melanina.
Es así de irreflexiva
pero no va a la deriva.”

Y no me había dado cuenta
pero había llegado a la otra orilla
tras escupir en la neblina.
Había una luz corrosiva,
una estampida verde y amarilla;
una vieja cara conocida
que del todo sonreía
conocía de sobra
mis protestas y misivas.

Alma de mi alma mía
fuerza sucinta
que siempre ilumina
como un prisma.

Gracias a Papafox por la foto

Filo-silogismos del Egeo

Filo-silogismos del Egeo

Cuarto episodio de Paseos Primitivos donde Paulino y yo buceamos en la filosofía del Egeo, encontrándonos con Aristóteles y Platón en una playa, rodeados de mucho surrealismo, absurdismo y vientos de fondo. Juguetearemos además con los silogismos y meditaremos sobre un caracol que apenas avanza sin que falten las anécdotas paralizantes, las filosofaciones o el ejercicio sintético y primitivo.

Aquí tenéis el enlace a  todos los episodios anteriores Podcast: Paseos Primitivos

Si queréis compartir una anécdota paralizante o un hacernos una pregunta existencial o escribirnos algún comentario podéis hacerlo siguiente email: cantosprimitivos@gmail.com

Te vi en otra vida

Te vi en otra vida

Veo un águila
que sobrevuela la llanura.
Tiene el pico naranja,
la piel amalgamada
y cuenta la leyenda
sobre unos nómadas
que se movían en hordas.
Deambulaban por la tierra
sin una ruta cierta,
un viaje de encomienda
que se mantenía sobre dos piernas.

Te vi en otra vida
cuando eras una niña,
estabas perdida
tras la mirilla.
Ahora eres una mujer
preparada para el placer,
un completo orgasmo
que está lleno de espasmos.

Una realidad de viñetas
que llena tus caderas,
libera tu alma sureña,
que a la tierra alimenta.
Realidad de placenta
tras varias vidas muertas.

Ya no hay parálisis,
te envuelve el éxtasis.

Pero aún recuerdo
cuanto te envolvía con mis pieles,
no sabíamos de continentes
y había muy poca gente,
pasábamos hambre,
vivíamos para la Madre
en las noches ancestrales,
tocábamos la luna
con los pulgares,
y palpitábamos en la sangre
pues no había pensamiento
ni castigo, ni nada definido,
solo sigilo,
noches de olvido
donde cantabas al vacío,
con tu voz de mirlo.
Poderos solsticios,
sin cobijo ni abrigo,
solo grito,
piel con piel,
aliento compartido,
imágenes, poderío,
fuegos y estribillo
noches de garganta,
en grutas que amamantan,
unos pocos años,
lobos en camada
agolpados en la roca,
una vida corta
llena de estrofas
y de congoja.

Te fuiste mi vida
por razones desconocidas,
solo teníamos dioses
fuegos y folclore,
y el canto a los soles;
no éramos pobres,
y no había complejo orden.

Te fuiste entre dolores
mientras ibas susurrando
canciones a los hados,
yo te agarraba la mano
acompañando tu canto,
una serena melodía
que hablaba sobre tu vida.
Elipsis y alquimia.
Una muerte digna
que me dejó hecho trizas.

Y te recordaba por las noches
en la penumbra de azogue,
un sentimiento de morgue,
un rito de estertores
mientras miraba el horizonte
un intenso fuego
que emulaba tu recuerdo.

Los años pasaron
bajo la mirada de amaranto,
historias sobre el letargo,
un pasado lejano
donde nada fue en vano.
Leyendas de anciano
con suave color magro,
el tiempo se ha condensado,
quizás sea indeterminado,
por eso te cojo la mano.

Gracias por la foto a MemoryCatcher

Quemazón: vídeo

Quemazón: vídeo

Vídeo sobre el poema Quemazón, escrito hace unos meses, que incita a atrevernos, a avanzar, a vivir la vida, porque la vida es para vivirla. Calma. Respiración. Aceptación. Valentía.

Si queréis leer el poema completo aquí tenéis el enlace: ir al poema 

La grave-edad y la manzana

La grave-edad y la manzana

Tercer episodio de Paseos Primitivos donde nos adentramos en el pecado original, el impacto de la manzana  en toda la vida, buscamos a la Madre Universal y recreamos momentos de la vida de Isaac Newton y Gottfried Leibniz. Cargado de absrudez, metafísica, surrealismo, con sus anécdotas paralizantes, filosofaciones, ejercicio sintético , poesía inmersiva y la pregunta existencial.

Aquí tenéis el enlace a los episodios anteriores Podcast: Paseos Primitivos

Si queréis compartir una anécdota paralizante o un hacernos una pregunta existencial podéis escribirnos al siguiente email: cantosprimitivos@gmail.com

Hija de las montañas

Hija de las montañas

Hija de las montañas,
de la fuerza de las entrañas
y del olor de las sábanas.

Viniste de lejos
de la tierra de los elementos
y de los fuegos.
Lo tienes en el cuerpo,
en todo el terreno
como un pozo de queroseno.
De la piel es un agujero
que parece pequeño,
un elemento de atrezzo
como quemado caramelo.

Quiero tocar tu lunar dálmata,
llenarme de tu pezón,
pues es pura manifestación
que construye tu jergón.
Juegos de niños,
jóvenes idilios,
mezcolanzas de Piros
el protos del visillo.

Y mientras me estiro
y me derrito,
busco con sigilo
un punto amarillo.
Inicio de explosión
y de delirio.
Para entregar el colmillo
a un estribillo,
una vieja canción
que escucharon dos jovencitos.

Un diapasón
que se contornea en tu colchón,
más allá de la semblanza
de tus caderas peruanas,
porque son balanza
y son armazón
de la única conclusión
que tiene esta sonata.
Alma contra alma,
el primer apagón,
un estruendo de sol,
una contusión
a golpe de diafragma.
Porque huele a tu sudor,
la fragancia de tu flor
y el aire de las ventanas.
La visión del halcón,
el escape de las trampas,
el símbolo de la penetración
entre tus nalgas.

El fin de la escisión,
del último estertor
y del canto de la balada.
Un cuento de hadas,
escrito por unas muchachas
que quedaron prendadas.

Y miro a tu monzón,
que es puro anticiclón
y se deposita en tu almohada.
Te toca las palmas
y saborea tu savia,
suave fragancia
sin ninguna arrogancia;
el fin de la preeclampsia
en mitad de la ataraxia.

Y sollozas y te calmas,
esperamos abrazados
al calor de la mañana.

Gracias a StockSnap por la foto

Quemazón

Quemazón

Quemazón habló a los testigos,
muchos eran sus hijos.
“He visto a mis enemigos
y a veces he perdido,
¿Pero hay diferencia
entre enemigo y amigo
o es solo como yo percibo?

La vida es un continúo,
es hora de pedir perdón
y del olvido;
de ser uno
y mirar en conjunto;
de conminar culpas
y disolver arrugas.

La vida es solo una
aunque hay muchas,
goza de la sutileza
que te da la belleza.
Una percepción de nobleza
que aniquila la pereza.

Hay un enorme fulcro
principio de lo mucho
que se rotula en múltiplos,
aunque todos son únicos.

Eso es la materia
y sobre todo la vivencia,
no principio de inercia
sino de inocencia.
Porque tú eres
y tú puedes.

Miles de acciones
en diferentes vocaciones
para componer un arabesco
que definió un arquitecto.

Eres parte de este juego
porque eres entero,
y eres eterno.
un singular elemento
de este quinto sueño.
Tú lo compones
con todos tus dones,
trasciende tu pronombre
y fúndete con el orbe.
Eres uno y muchos,
No hay nada tuyo.

Y Quemazón se disolvió
con sus faltas y sus testigos.
No había nada ambiguo,
no había enemigos.

Estaba vivo
junto a sus hijos
con un brillo incoativo
que vibraba desde el inicio.

Muchas gracias por la foto a Alexas_Fotos

El tiempo y la puntuali-Kant

El tiempo y la puntuali-Kant

Segundo episodio del podcast Paseos Primitivos donde nos adentramos en el tiempo, en su estructura interna acompañados de la figura de don Emmanuel Kant y su puntualidad de Königsberg. Un viaje absurdo y surrealistas, lleno momentos metafísicos, con ejercicios meditativos, anécdotas paralizantes, filosofaciones y preguntas existenciales. Es el momento de ser quienes somos y de atrevernos.

Aquí tenéis el enlace para escuchar el resto de episodios:Podcast: Paseos Primitivos 

Si queréis compartir una anécdota paralizante o un hacernos una pregunta existencia podéis escribirnos al siguiente email: cantosprimitivos@gmail.com

Vídeo: Poema Sabio

Vídeo: Poema Sabio

Poema sabio… Es el momento de atrevernos a ser quienes somos… de mostrarnos y compartir todos nuestros talentos que están con nosotros… ¿A qué tanto miedo?…

Si quieres leer el poema, pincha en este enlace: poema

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies